Las fallas permanentes en el sistema que registra el movimiento diario de las comisiones de fomento y las constantes injerencias del Tribunal de Cuentas en la gestión municipal, vienen provocando fuertes dolores de cabeza a los administradores de los pueblos más pequeños.

“Es notorio el malestar generalizado, ocasionado porque el Tribunal de Cuentas continúa aplicando multas y cargos a los presidentes y tesoreros, cuando los retrasos e inconvenientes se producen por el mal funcionamiento del sistema, que requiere constantes correcciones de los movimientos registrados erróneamente”, expresaron los jefes comunales en un escrito elevado recientemente al organismo que controla las cuentas de la administración pública provincial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí