Perú es el pueblo de La Pampa que desconoce sus orígenes, no se sabe de su fundador y de su fecha y por lo tanto ostenta la extraña singularidad de no poder celebrar cada año.

Con antecedentes de asentamientos poblacionales muy anteriores a la formación de su actual Comisión de Fomento, incluso mucho antes que el tren del Ferrocarril Sud se estableciera, la localidad “inventó” la Fiesta Anual de la Riwwel Kuchen, traducido, la torta rusa, una de las especialidades de los alemanes que alrededor del año 1930 se fueron quedando con las propiedades que desde la Conquista del Desierto fueron de italianos y, especialmente, franceses.

Roberto Kronemberger, el actual presidente de la Comisión de Fomento, peronista de ley y un formidable anfitrión, sigue buscando datos que le permitan poner a su pueblo en igualdad de condiciones históricas, pero además en alcanzar mediante gestión los estándares del resto. Recién en los últimos años logró pasar a nombre de la comuna la mayoría de las tierras que ocupa en la pequeña zona urbana y además debe hacerse cargo de construir las viviendas que hagan falta.

Ahora, construye un hotel sobre la ruta nacional 35 y sueña con que una vez puesto en marcha, lo que espera para octubre, signifique un fuerte argumento para ir por una estación de servicios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí